DESAFIO INNOVACIÓN REYBANPAC

Una iniciativa dE

 
espol-simbolo-mediano.png
 
aleksandar-popovski-693123-unsplash.jpg

El Desafío Innovación Reybanpac conecta las necesidades, capacidades y oportunidades de mejora del sector productivo, con el talento de los estudiantes universitarios, a efectos de encontrar soluciones o mejoras en procesos de producción mediante el desarrollo de prototipos de solución creados por los estudiantes. 


 

Esta articulación y conexión les permitirá aplicar y desarrollar competencias y a la vez aportar a la productividad y competitividad del sector empresarial. En este sentido, Reybanpac y la ESPOL, conciben la iniciativa de este desafío con la intención de conectar a la empresa y la universidad y resolver retos empresariales de innovación con los conocimientos y tecnologías de la academia, particularmente con las capacidades de los estudiantes universitarios, de tal forma que se logre desarrollar prototipos que respondan a esos desafíos.  

El desafío en el 2016 siguió el cronograma que se muestra y el detalle puede consultarse en las secciones que siguen:

 
DesafioReybanpac.jpg
ghy.jpg

Problema a resolver

lotte-lohr-766-unsplash.jpg

 

 

En esta primera edición del concurso el problema a resolver tiene que ver con el monitoreo y la cosecha de los racimos de banano.  Si el banano se cosecha muy tarde, se corre el riesgo que se madure y no se pueda exportar.   Si se lo cosecha muy temprano, se pierde dinero porque el racimo cosechado pesará menos y se producen menos cajas para exportar.  

 

 


Para determinar el mejor momento para cosechar los racimos de banano, la industria bananera utiliza un dispositivo en forma de horqueta para medir el diámetro del banano.  Dicha horqueta va fijada a un palo como soporte para el operador, como se muestra en la figura 1.     Un racimo debe ser cosechado cuando el banano del centro de la segunda mano del racimo tenga una fuga igual o mayor de  44/32 pulgadas al ser colocado dentro de la horqueta (ver figura 2).  

Cuando el operador decide que el racimo es cosechable marca la planta haciendo un corte en el pseudotallo que le indica a otros operadores que vienen detrás, que el racimo debe ser cosechado.  

                           Figura 1.

                         Figura 1.

 

Adicionalmente a la dificultad de la manipulación con precisión de la herramienta,  el operador maneja los siguientes desafíos:

 
  • La tarea se repite aproximadamente en 100 racimos por hectárea en un día. De esos 100 racimos, aproximadamente 50 de ellos reúnen las condiciones de edad y calibre para ser cosechados. Por tanto, hay un riesgo de hacer una mala medición en 100 racimos por hectárea.
  • La tarea debe ser efectuada sin lastimar el racimo, pues esto ocasionaría pérdidas.
  • La horqueta de aluminio se descalibra con el tiempo por fatiga del material.
  • Los racimos están protegidos por fundas opacas que los protegen de las plagas.
  • Entre las manos del racimo existe una capa de un material denominado “foam” que evita que los bananos entre manos se pegue.
  • La tarea tiene que ser realizada a velocidad. El operador gana por hectáreas recorridas y tiene que recorrer un área considerable por día. Cada trabajador recorre aproximadamente 10 hectáreas en un día.

                                             Figura 2.

                                           Figura 2.

 

El problema antes mencionado ocasiona pérdidas por errores de medición que pueden llegar a ser de hasta 3 libras por racimo, que equivale a un 4% o 5% del peso óptimo del racimo.  

 

En consecuencia, se necesita una forma de medir (método y herramienta) que sea más confiable y rápida para reducir la pérdida. Debido a la dimensión del problema (número de racimos a calibrar y número de personas que practican la labor) la solución tiene que ser económicamente factible de implementar.


 

Organizadores

ddd_orig.png